1802-06-03 – (Nueva normativa Médicos).

Categoría: Libro 09
Fecha: 1802-06-03
Resumen acta:

Con asistencia de los miembros de Veintena, se informa de la renovación en el cargo a los médicos Joaquín Garijo y Juan Francisco Benedito y se acuerda se pongan las condiciones siguientes: 1. Primeramente que los dichos Joaquín Garijo y Juan Francisco Benedito, cada uno de por sí, halla de atender a todo enfermo a que fuesen llamados, sin que se puedan excusar de ello porque el otro lo visite, antes bien en tal caso, estarán obligados ambos a consultar sobre la más pronta curación, ni tampoco se repartan el vecindario, atendiendo a su propia conveniencia, sino que asistan a quien les llame, aunque esté su vivienda muy distante de la de ellos, y a cualquier hora de la noche y de día a que fuesen llamados, por estar asalariados para este servicio y obligados a hacer a los enfermos cuantas visitas necesiten sus enfermedades, poniendo en este punto el mayor cuidado, prestando al público su servicio “con agasajo y alegría, sin causar el menor motivo de queja” que, por cualquiera que fuere por ella, sería despedido el que fuese la causa. 2. Que los citados médicos, no han de tener las disensiones que hasta ahora han tenido y han sido públicas, debiendo procurar cada uno por su parte, durante el año de conducción, llevando con armonía el cumplimiento de sus obligaciones, pues de lo contrario, se tendrá por despedido el causante de tal disensión. 3. Que si alguno de los dos médicos enfermase, no ha de tener el sano motivo para quejarse a la Ciudad, pero ésta ha de tenerlo para precisar el enfermo cuando le parezca, y atendida la necesidad pública, a poner a expensas del médico enfermo otro médico. 4. Que para dar licencia para salir fuera de la Población, alguno de dichos médicos, se pedirá a los Sres. Alcalde y Regidores Preeminentes y Cabo, y en su ausencia a los demás Regidores, quienes podrán concederla cuando no haya necesidad en los vecinos, sin que se pueda quejar, el que la pide, si no se le concede; el que sale deberá dejar una lista de sus enfermos, si los hubiere, al médico que queda en el Pueblo, tratando ambos antes el método curativo y circunstancias de sus dolencias, y de lo contrario, se dará por despedido; bien entendido que las gratificaciones que reciban fuera del Pueblo, por sus salidas, serán para el que las ganase, sin tener que dar parte alguna al otro médico, pero si la salida fuese concedida por la Ciudad, a solicitud de alguna Población, para visitar a su vecindario, en tal caso deberá ser partible dicha gratificación que se diese entre ambos médicos. 5. Que cuando sucedan enfermedades que se dicen mixtas, en que para su curación se necesita el auxilio de la medicina y cirugía, aquella para lo interno y ésta para lo externo, que necesitan conexión de medicamentos, pues aplicándose opuestos resulta en perjuicio del paciente, es preciso que ambos médicos contacten con el cirujano, antes de aplicar ningún medicamento. 6. Que en atención a que la Veintena, por un efecto de compasión hacia las familias de dichos médicos, ha accedido a la prórroga de sus conducciones por un año, se espera el mayor celo en su atención al público, dando pruebas de la enmienda de sus defectos. 7. Que, con arreglo a lo últimamente mandado por el Consejo, en las sentencias de confirmación de cuentas de Propios y Rentas, ha de ser condición precisa que, si ocurriese visitar a algún enfermo en las cárceles de esta Ciudad, ya sean presos naturales o forasteros, sea mucho o poco el tiempo de la enfermedad, no solicitarán se les compense, ya que están obligados a hacerlo como a cualquier vecino. Estas condiciones, además de las comprendidas en anteriores escrituras (contratos), se deberán cumplir inviolablemente por dichos médicos, y el que no las cumpliere en todas o en parte, será inmediatamente despedido, haciéndoles saber esta auto y el de 17 de mayo, a los dichos médicos, para que no aleguen ignorancia. Seguidamente figuran, por separado, las correspondientes notificaciones, realizadas por el escribano del Ayuntamiento, con fecha 14 de Junio al Licenciado Joaquín Garijo, Médico, firmando la correspondiente notificación e igualmente otra notificación firmada, como acuse de recibo por Juan Francisco Benedito (firma Benedito y en alguna ocasión se indica Benedicto).