1789-05-05 – (Medidas sobre la venta de pan, según sean vecinos o forasteros).

Categoría: Libro 07
Fecha: 1789-05-05
Resumen acta:

Entre otros asuntos, se acordó que, atendiendo a que la mayor parte de los vecinos consiste en jornaleros y otros de igual clase, que por lo calamitoso del año, haberse concluido las labores de las haciendas, faltar la cosecha de habas que se inutilizó por los hielos, y no tener a que dedicarse, para adquirir el sustento, se hallan en la mayor indigencia y expuestos a perecer, se solicitó al Real y Supremo Consejo, se le concediese facultad para continuar en la venta de pan, a los precios que en la actualidad lo practicaba, y eran a 36 maravedíes las 3 libras del que produce el trigo puro, que se ha acopiado y acopia para su Vínculo, y a 30 maravedís el mezclado con centeno, aunque resultase alguna pérdida del fondo o capital de dicho Vínculo, en consideración a que este proviene de las utilidades que han venido del consumo de pan de los años anteriores, y cualquier beneficio que se les haga a los consumidores de ese abasto, debe graduarse en recompensa de lo que ha salido de los mismos, y habiendo accedido el Real Consejo en decreto de 28 de abril próximo pasado, bajo la circunstancia de que se le diese cuenta, en caso de ser la pérdida de alguna consideración; por cuyo motivo, habiéndose revisado el estado de dicho Vínculo y su continuidad con dicho abasto, a los referidos precios, hasta mitad del presente mes, resultará una pérdida de 6.416 reales, pero atendiendo a que por los excesivos costos que ha tenido el transporte de 200 cargas de trigo y 120 sacos de harina, que le consignó la Ilma. Diputación de este Reino, en la ciudad de San Sebastián y villa de Tolosa, de lo que le ha llegado ultramarino y el acopio de trigo que se está realizando en el Reino de Castilla, a los precios que se paguen y los gastos del transporte, ante la excesiva pérdida que todo esto le supone al Vínculo, se pide facultad al Real Consejo, para vender el pan con aumento de 6 maravedíes, del precio que actualmente se vende, y teniendo presente que los vecinos son los únicos que deben favorecerse de dichos precios y no los viandantes ni forasteros, se determina que desde hoy en adelante, se venda el pan para los forasteros y transeúntes, en la casa de Pedro Jiménez, al precio de real y medio el pan de 3 libras de trigo puro que se amasen de trigo del Vínculo, sin que lo puedan comprar en la otra panadería destinada para los vecinos en la casa de Antonio Solorzano, y que ningún vecino pueda vender a dichos forasteros del que ellos compraren, bajo la pena al arbitrio de su Señoría, y que se haga saber por bando público, para que no se pretenda ignorancia.