1783-02-04 – (Dimisión del Regidor Luis de Sesma y Biota y entrega de vara y venera).

Categoría: Libro 07
Fecha: 1783-02-04
Resumen acta:

Se juntaron en sesión extraordinaria, entre 6 y 7 horas de la tarde, y por D. Luis de Sesma y Biota, como Regidor preeminente y Superintendente de los graneros del Vínculo, deposito de trigo de esta Ciudad, se hizo presente que, el motivo de esta Junta era para noticiar a sus compañeros del Gobierno, cómo de orden de D. Luis de Sesma y Escudero, su padre, se le había pasado recado, para que providenciase peones para el día de mañana, 5 del corriente, para mensurar el trigo que en dichos graneros dejaron los señores D. Miguel de Ágreda y Bardají y sus compañeros del Gobierno que han sido el año último de 1782, sus antecesores, avisándosele al mismo D. Miguel de Ágreda y Bardají, para que concurriese, y habiéndole respondido que sin embargo de la entrega de dicho trigo se le tenía hecho, se conformaba en ello, con tal de que D. Luis de Sesma y Escudero presenciase la mensuración de dicho trigo, y se le respondió por D. Luis de Sesma y Escudero, que no asistiría, por no poder, y que en su nombre lo haría el señor D. Juan de Yanguas, también su Capitular, en virtud de ello le envió a decir que, no asistiendo personalmente, no se conformaba en dicha diligencia, ni se abriría el granero, y, habiéndole pasado dicho recado a D. Luis de Sesma y Escudero, su respuesta ha sido insistir en lo mismo, y que en faltar las llaves se descerrajaría dicho granero; cuyos hechos ponía en la consideración de su Señoría, para que manteniéndole su estimación y derechos, determinase lo que fuere justo, pues habiéndosele hecho la entrega del trigo mensurado, el quererlo volver a medir, era contra su estimación, pero sin embargo, cedería de su derecho, siempre que asistiese a la diligencia el señor D. Luis de Sesma y Escudero, su padre; y por éste se dijo que, con el motivo de hallarse a su cuidado, por determinación de la Ciudad y consentimiento de D. Luis de Sesma y Biota, su hijo, el Vínculo de la misma y sus intereses, se le hizo entrega por auto de 27 de enero último de este año, que lo ofició el Escribano infrascrito, que copia de él exhibía y fue leído en esta Junta, de que doy fe, por esta razón y entera satisfacción suya era necesario el que se le hiciese entrega de dicho trigo mensurado a expensas suyas y no del Vínculo, y que en atención a sus ajes (achaques) que no le permiten hallarse presente, tenía dispuesto el que dicho D. Juan de Yanguas, Capitular de su Señoría, le sustituyese en la diligencia, pues tenía en él total satisfacción, lo cual hacía presente, para que su Señoría, determinase en que se le haga la entrega de dicho trigo mensurado, con asistencia del mismo Yanguas porque precisaba, pues había que entrar trigo en dichos graneros, que ya estaba ajustado, como no lo ignoraba, sobre cuyas explicaciones se movieron entre ambos señores, como padre e hijo resentimientos y, a su consecuencia y sin darle lugar a su Señoría, para determinar sobre lo expuesto, el dicho señor D. Luis de Sesma y Biota, explicó de propia voluntad, diciendo renunciaba enteramente y cedía del empleo que tenía y hacía entrega y despojo de la Venera y Vara, y también de la llave que tenía como una de las puertas del granero de dicho Vínculo, y dejando dicha venera y llave sin reprobarle la Ciudad, dicho desistimiento, marchó de la sala el expresado señor D. Luis de Sesma y Biota, y este, luego, envió la vara, que todo quedó en poder del señor Alcalde, de que yo el Escribano doy fe. En virtud de lo cual, los dichos señores Alcalde y Regidores, dijeron reservan determinar sobre el modo y forma de la mensuración y entrega de dicho Vínculo, y, en cuanto a la renuncia de su empleo y despojo de la ¿Justicia?, hecha por dicho D. Luis de Sesma y Biota, para el mayor acuerdo, determinan que, copia de este auto, se presente en el Supremo y Real Consejo de este Reino, para que delibere lo que fuese de su especial agrado, y lo firmó su Señoría, con mí el Escribano, en fe de ello.