1779-01-15 –

Categoría: Libro 06
Fecha: 1779-01-15
Resumen acta:

Con asistencia del escribano infrascrito, se juntaron en junta ordinaria, a toque de campana, como lo tienen de costumbre los señores D. Pablo Díez de Ulzurrun, Joseph Estañán y Pardo, D. Joseph Iriarte y Estañán, Juan Antonio Virto y Alduán, Manuel Gómez y Virto y Diego Sanz, Alcalde y Regidores de esta Ciudad, y, entre otros asuntos, el Escribano hace saber y notificó a su Señoría las Ordenanzas del Buen Gobierno que se hallan en el primer tomo de la Novísima Recopilación, folio 506 y siguientes de él, y también la da de haberle leído el auto acordado por el Real y Supremo Consejo de este Reino, sobre fuerza de legos intestados y disposiciones de sus bienes, como también las dos Reales Provisiones sobre pesos mancales y dinerales que comprende; Así bien las dos Reales Provisiones sobre pesos mancales y dinerales que comprende; Así bien la Real Provisión inserta en ella, las Apostólicas Bulas sobre reos y su extracción de lugar sagrado, y las que van Providencia para extraerlos; Así bien el auto acordado y Real Provisión sobre armas de fuego, cortas, pistolas, guiferos, navajas y cuchillos de punta que se prohíben y demás que comprenden; Así bien la Real Provisión sobre Pragmática de trajes; Así bien la Real Provisión que manda no se permita salir de los dominios de España, a clérigo ni fraile español si no llevase pasaporte de su Majestad; Así bien otra Real Provisión que manda a los Alcaldes y demás que expresa, dar cuenta al Fiscal Mayor de los delitos que contiene; Así bien la carta orden del Excmo. Sr. Conde de Gajes, virrey que fue de este Reino, para que se le dé sobre desertores; Así bien la Real Provisión por patente, para que las Justicias de este Reino, den aviso de todas las vacantes de beneficios que hubiere y de otras plazas públicas que comprende; Así bien la Ley 42 del cuaderno de las últimas Cortes, que trata sobre compra y venta de uvas y mosto; Y el Despacho librado por el Real Consejo de Instancia del Sr. Patrimonial, de 28 de noviembre de 1766, que manda que los del Gobierno, a la cancelación de sus empleos, dejen declaración jurada del estado en que dejaren dicho camino nuevo, como resulta de la expresada declaración de dicho Arigita.